fbpx

Preguntas

Frecuentes

La radiación UV es una de las muchas frecuencias electromagnéticas emitidas por el sol.
Del total de la radiación emitida por el sol, un pequeño porcentaje de los rayos UV llega a la superficie terrestre. La atmósfera actúa como un filtro, a través de la capa de ozono, y el porcentaje de radiación que nos llega es la cantidad apropiada para la vida en la Tierra.
Hay tres tipos de radiación UV y sus propiedades son únicas según su longitud de onda.
La radiación UV está entre 100 nm y 400 nm:
El UV-A va de 315 a 400 nm
UV-B entre 280 y 315 nm
El UV-C está entre 100 y 280 nm

En nuestra vida diaria ya estamos expuestos a partes del espectro UV. Por lo general, la exposición excesiva a los rayos ultravioleta puede producir efectos adversos dependiendo de la longitud de onda, el tipo y la duración de la exposición.
La radiación UVC incluye la longitud de onda germicida de 253,7nm que se utiliza para la desinfección del aire y el agua. Demasiada exposición humana causa enrojecimiento temporal de la piel e irritación ocular grave, pero no daños permanentes como el cáncer de piel o las cataratas.

Los microorganismos son estructuras orgánicas simples que absorben longitudes de onda UVC, causando su destrucción por fotodisociación. El DNA o RNA de un microorganismo es el primero en verse afectado negativamente debido a sus vínculos moleculares más débiles. En centésimas de segundo, sufre un daño irreparable. La subsiguiente pérdida de instrucciones genéticas causa la muerte de las células y/o la incapacidad de replicarse, haciéndolas inofensivas.

Sí, hay varias referencias científicas sobre la eficacia de la radiación ultravioleta.
Las primeras observaciones científicas sobre los efectos germicidas de la radiación ultravioleta comenzaron con Downes y Blunt (1877) que informaron sobre la inactivación de las bacterias con eficacia. En 1885, Arlong y Duclaux demostraron que la luz solar tiene un efecto letal sobre el bacilo Arthacise el Tyrothrix Scaba. En 1903, Barnard y Morgan identificaron el espectro ultravioleta (UV) como un biocida de 250 nanómetros (nm), medido a 253,7 nm por Ehrismann y Noethling (1932). El primer uso de la radiación UV para la desinfección del agua potable se informó en Francia en Marsella en 1906.
Bedford (1927) y Gates (1929) fueron los primeros en establecer dosis de UV para la desinfección bacteriana.
Los primeros estudios sobre la irradiación de virus fueron publicados por Rivers and Gates (1928) y Sturm (1932). En la década de 1930 se vieron las primeras aplicaciones de rayos ultravioleta en hospitales para controlar las infecciones (Wells, Hart y Sanger 1939).
Los primeros intentos de utilizar los sistemas de UV para controlar las infecciones respiratorias en las escuelas se produjeron en la década de 1940. (Wells 1943, Wheeler 1945, Perkins 1947, Higgons 1947)
En la década de 1950, estaba bien establecido que la irradiación UV era eficaz para desinfectar tanto el aire como las superficies.
En 1985 Philips publicó una guía de aplicaciones de lámparas UV para controlar el crecimiento bacteriano.
Con Hirano (1978) tenemos el primer estudio de inactivación de UV en el coronavirus murino (MHV), seguido por Weiss (1986), Bernevirus, Saknimit (1988), coronavirus canino (CCV), Duan (2003), SARS coronavirusCov-P9, Darnell (2004), SARS coronavirus (Urbani), Walker (2007), Coronavirus.

Sí, Violet – Ultra Cleaner tiene un sistema de seguridad que permite su uso de forma segura. Después de programar Violet – Ultra Cleaner hay un período de seguridad en el que el sistema no comienza a permitir que las personas salgan del espacio para ser esterilizadas. Violeta – Ultra Cleaner también tiene sensores de movimiento que apagan el equipo automáticamente en presencia de movimiento.
En caso de que los sensores de movimiento funcionen mal, el equipo no inicia el ciclo de ejecución.

No, el O3 sólo se forma para la irradiación a longitudes de onda inferiores a 230 nm (entre 100 nm y 230 nm, con un pico a 185 nm). Por el contrario, entre 240 y 315 nm, la luz ultravioleta convierte el O3 en O2 por un proceso de fotólisis. La máxima eficiencia de este proceso se produce exactamente a 245 nm.

WordPress Theme built by Shufflehound. Website criado por AAS.
pt_PT